Las malezas no se toman vacaciones

Los cultivos de verano también padecen sus malezas típicas. Sin descanso, las gramíneas resistentes exigen especial atención a los productores, esencialmente a los del norte del país.

Fuente: MalezaCero.com.ar

La REM de Aapresid (Red de conocimiento en malezas resistentes) alertó sobre un biotipo de nabo amarillo que tendría resistencia múltiple, después de un hallazgo en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, específicamente en Coronel Dorrego, Coronel Suárez, Adolfo Alsina y Monte Hermoso.

Se trata de Hirchsfeldia incana (L.), una maleza de distribución regional que se  conoce vulgarmente como nabo, nabillo o mostacilla perenne y  entra dentro de los vulgarmente conocidos como nabos amarillos, a diferencia del nabón, de flores lilas. Es de la familia botánica Brassicaceae.

"El biotipo bajo sospecha presentó fallas de control con el herbicida 2,4-D, mientras que la resistencia al grupo de los inhibidores de ALS, como el metsulfurón y otros similares que son usualmente utilizados para controlarla, ya fue confirmada hace un par de años. De confirmarse, estaríamos ante un nuevo caso de resistencia múltiple, en este caso a ALS y 2,4-D", indicó la REM.

¿Resistencia múltiple? Mario Vigna, especialista de INTA Bordenave, quien ya había determinado su resistencia a herbicidas inhibidores de ALS en 2015, se encuentra actualmente trabajando en esta problemática de resistencia múltiple.

"El mayor inconveniente que ocasiona esta especie de crecimiento invernal es en los cultivos de trigo y cebada, en los que frecuentemente se utilizan herbicidas del grupo de los ALS y hormonales para controlarla, junto a muchas otras malezas", agregó el informe. Y si bien el glifosato la sigue controlando, se restringen fuertemente las herramientas para su control dentro de los cultivos de fina, donde no se puede usar este activo.

Un nuevo alerta de la REM: Hirschfeldia incana a ALS y 2,4-D