Proteger al trigo para construir el rendimiento

Roya amarilla y roya de la hoja están llamando la atención de los productores de trigo, así como las manchas en el caso de la cebada. Lucrecia Couretot nos brinda claves para estar protegidos y llegar a un buen fin de campaña. 

El trigo y la cebada están en su apogeo. También las enfermedades que suelen acompañarlos. Con ese foco, entrevistamos a Lucrecia Couretot quien se ocupa de trabajos de investigación y difusión junto a su equipo de INTA Pergamino. 

“Lo que ahora estamos viendo en trigo es roya amarilla y roya de la hoja. Esto depende mucho de la zona, y de si se aplicó o no antes. Hay mucho que ya está aplicado. Es muy variable de lote a lote”.

En cebada, se han observado mancha amarilla y mancha en spot aunque no con tanta severidad. Los controles ya se han hecho porque el cultivo ya está más avanzado.

La clave en trigo. “Lo que ya está aplicado antes de la emergencia de la hoja bandera o de la hoja bandera -1, va a tener que ser monitoreado y seguramente nos exigirá volver a hacer otro control porque todas las hojas que no estaban expuestas cuando se aplicó el fungicida, necesitarán  protección”, advierte Couretot. “Los que ya aplicaron bajaron el inóculo, y ahora van a tener que proteger las hojas más importantes que son las que van a construir el rendimiento”.

Si bien las lluvias fueron agradecidas por los cultivos, también crearon condiciones ambientales favorables para las enfermedades.

Habrá que controlar y monitorear, la mayoría de las variedades sembradas tienen susceptibilidad a roya amarilla. 

“Cuando se llega a un 20% de incidencia hay que controlar”, precisa Lucrecia, teniendo en cuenta que “por cada un 1 % de severidad, las pérdidas son de 74 kgs.”

La amenaza está latente: “Por lo general hay más roya de lo que uno ve”.

La Solución Adama. Desde el Departamento Técnico de ADAMA la solución se plantea en Acadia Bio, el único fungicida anti estrés del mercado para el control de manchas y royas en cereales de invierno. La formulación Active Bio produce una sinergia con el fungicida otorgándole a la planta una protección integral, con efecto residual, curativo y preventivo. 

Acadia Bio controla muy bien enfermedades, pero además reduce ese impacto del estrés, obteniendo un plus de rendimiento.

La tecnología Active Bio permite disminuir el estrés oxidativo, eso disminuye la inhibición de la muerte celular y genera menos estrés y más rendimiento. Aumenta la actividad de las enzimas antioxidantes, las que evitan la senescencia prematura del cultivo. Hay mayor duración del área foliar y eso también genera un plus de rendimiento. A su vez, el uso de Acadia Bio demuestra un aumento en el contenido de clorofila, por consiguiente hay más fotosíntesis, mayores fotoasimilados y por consiguiente, otro un plus de rendimiento.
La receta es simple: el monitoreo constante, las aplicaciones justas y oportunas.

Proteger al trigo para construir el rendimiento