La mentira de las "Supermalezas"

Un interesante estudio muestra las falacias más comunes en torno a la idea de las “supermalezas”.

Fuente: MalezaCero.com.ar

“Cuando la prensa no- agropecuaria me llama para una entrevista siempre es interesante”, afirma Larry Steckel, especialista en malezas de la Universidad de Tennessee en un artículo del Delta Farm Press. “Lo primero que quieren discutir es el tema de las “supermalezas”. En su alocución, Steckel reconoce que hay una definición de supermalezas en el Diccionario de Oxford on line que establece que una supermaleza es una maleza que es extremadamente resistente a herbicidas, especialmente una creada por la transferencia de genes de cultivos genéticamente modificados hacia plantas salvajes.“En otras palabras, el glifosato crea supermalezas. Esta definición totalmente confusa y fácticamente equivocada es típicamente lo que muchos piensan acerca de lo que es una supermaleza. La verdad es que el glifosato no creó supermalezas sino más bien que las supermalezas vencieron al glifosato”, redefine el especialista. El Amaranthus Palmeri es un excelente ejemplo de esto en tanto fue una supermaleza mucho antes de que el glifosato y que cualquier otro herbicida de ese tipo fueran usados. Los amarantos han sido compañeros de viaje de los productores desde hace mucho tiempo. Han evolucionado en llanuras inundadas donde las inundaciones de la primavera y el verano remueven toda la vegetación existente. Emergen y crecen muy rápidamente, producen una abundancia de semillas que pueden flotar y a la vez son muy competitivos si el agua es limitada.“Ahora reemplacen a la inundación removiendo la vegetación por la labranza, o aún por el glifosato y tendrán esencialmente el mismo ambiente”, propone Steckel. No es ninguna novedad que los amarantos han continuado su camino para causar a la agricultura demasiados dolores de cabeza.El protagonista indeseado, A. Palmeri.El desarrollo de la resistencia a herbicidas, particularmente al glifosato, llegó después que el Amaranthus Palmeri se volviera una supermaleza.La verdadera pregunta debería ser, como paramos o más realmente demoramos el hecho de que las supermalezas desarrollen resistencia a más herbicidas.Hay un estudio reciente que toma nota de estas preguntas, publicado en el Journal of Pest Management Science (Evans et al. 2015). El mismo indaga en la evolución del glifosato sobre una especie de la familia de las amarantáceas, acerca de su nivel de escape. Esta investigación examina factores relacionados con el ambiente, las malezas y el manejo de 105 lotes en Illinois, incluyendo 500 datos relevados en sitios específicos de aplicación de herbicidas. Los resultados indican que las prácticas de manejo fueron los mejores “provocadores” de la resistencia a herbicida entre todas las variables examinadas. La recurrencia de la resistencia de glifosato fue mayor en lotes donde el glifosato había sido utilizado en el 75% de las campañas, donde menos MDA (modos de acción) fueron usados cada año y donde la rotación de herbicidas ocurría anualmente.“No me sorprendió ninguno de los dos primeros hallazgos- explicita Steckel- Sin embargo, el último- donde la rotación de herbicidas entre años incrementó la probabilidad de la resistencia a glifosato-sí fue sorprendente”. En otras palabras, rotar los modos de acción de herbicidas de un año a otro, en realidad incrementó la frecuencia de la resistencia. “Esto puede deberse a que la rotación común en Illinois central es maíz/soja o sólo maíz. No deberías tener una resistencia a glifosato en el planteo de sólo maíz pero seguramente tendrás resistencia a atrazina y entiendo que esto es bastante común”, afirma.“En mi mente, el resultado más importante reportado de este estudio fue encontrar que la exposición de las poblaciones a múltiples MDA a través de mezcla de tanques reduce la selección de resistencia a glifosato en los amarantos. En un lote en el que se utilizaron 2.5 MDA por aplicación fue 83 veces menos probable el contraer resistencia, dentro de los 4 a 6 años, que uno en que sólo se usaron 1.5 MDA por aplicación. Siempre he pensado que esta táctica de manejo es la clave para el manejo de las resistencias y ahora hay data que lo prueba”. En un año con precios de commodities bajos es difícil de “venderles” a los productores, aún los norteamericanos, que deberían usar dos herbicidas efectivos en Amaranthus Palmeri cuando uno difícilmente use uno este año. “Sin embargo, tanto desde una perspectiva de manejo de las resistencias tanto como desde la consistencia del control, utilizar dos herbicidas efectivos con Amaranthus Palmeri es el camino a tomar”. Recurso: Delta Farm Press