Foto Highlight

Estrategias de ahorro (en todo, menos en malezas)

Productores y asesores de distintas zonas productivas del país revelan sus estrategias de ahorro, en tiempos de crisis. Atentos con descuidar los manejos.
Foto Highlight

Fuente: MalezaCero.com.ar

Tecnología, cultivos y lápiz fino. Esteban Bilbao es oriundo de Necochea, en el sudeste de la provincia de Buenos Aires. Como productor y asesor en la zona observa que este año “se vienen ajustando más que nunca la tecnología y los costos”. Y si bien hay muchos campos en los cuales se puede hacer un ahorro importante en precio de semillas, y uso de herbicidas, lo cierto es que la mayoría “ya venía trabajando bien, ya venían con el lápiz afinado”.

En cuanto al planteo adoptado, Bilbao afirma que “algunos se están volcando un poquito más todavía a la soja, para gastar un poco menos y gastarlo más tarde”. Cabe decir que en la zona el cultivo fuerte es la cebada y un poco después, el trigo. “Con esos cultivos tenés que hacer una inversión mucho más fuerte y un poco más temprano en el año con lo cual financieramente te golpea más”, explica el asesor.

Cierto es que la elección de los cultivos no es tan sólo una decisión de tipo económica. Descuidar la rotación trae consigo consecuencias negativas y la proliferación de malezas es una de las más importantes.

Ajustar la nutrición, aguantar la rotación. José Luis Zorzín, ATR de la Regional Aapresid Los Surgentes Inriville, asesor privado y gerente de producción en la Consultora “Más Hectáreas”, en Corral de Bustos, recorre unas 14.000 has, en el departamento de Marcos Juárez, Córdoba. Sus asesorados cubren un rango de 100/ 150 has hasta 1500/2000 has. La mayor parte de ellos posee campo propio, mientras que un 35% arrienda superficie.

En este último tiempo, Zorzín observa que “muy complicado el tema emocional, con ánimos muy bajos para encarar la campaña”. Los planteos que llevan adelante se asemejan más a estrategias defensivas: “la gente está muy reticente a invertir y viendo en qué gasta”. Hacia atrás queda el sabor amargo de una campaña muy complicada desde lo económico: “rindes buenos pero precios muy malos, y pérdida de superficie por inundación”, describe Zorzín. Como consecuencia, los pocos planteos que se hicieron de trigo respondieron a una cuestión de consumir agua en los lotes de modo de no agravar el problema. “Ahora viene maíz y nuestra posición es que lo sigan haciendo pero veremos qué sale”. De las tres patas que sostienen en las has. asesoradas por el profesional-siembra directa, nutrición y rotación- él prefiere que bajen un poco en nutrición. “Eso se puede recuperar pero lo que no quiero que aflojen es la rotación”. En esto se tienen en cuenta la prevención de malezas, entre otras cosas. Aunque esté clara la prioridad, lo cierto es que cuesta sostenerla.

En plagas, enfermedades, malezas, no hay ajuste posible. “Eso es defensivo”, alega José Luis.

En la planificación está el ahorro. Juan Caporicci es un Ingeniero agrónomo nacido en Alcorta y afincado ahora en la zona sur de Santa Fe.

“Es una fija que en años complicados lo que más se golpea son las tecnologías. Se apunta a las estrategias más tradicionales y económicas. La fertilización se ve siempre resentida, también los insumos de semillas”. Pero el ahorro en este sentido tiene un revés nada ocultable. “En malezas esto es un problema, porque si bajás tecnología, ante la agresividad de las malezas, vas a pasar un mal momento. Vas a ensuciar el lote, te va a golpear en el rinde. Tratar de ahorrar en eso es lo peor- alega el profesional- Podrá sonar raro pero el costo de un buen preemergente es mucho más económico que no gastar sobre las malezas nacidas”.

En esta línea, Juan recomienda hacer una buena planificación y tener un profundo conocimiento del lote: “saber qué malezas hay va a servir para ser eficientes en las compras de insumos, para agarrarlas a tiempo y no tener que entrar repetidas veces al lote”.

Asegurarse el precio. Productora en San Jorge y consultora en sistemas de gestión de calidad, Juliana Albertengo aporta otras opciones de ahorro en tiempos de crisis.

“Muchos empiezan a pedir precios anticipados de los productos que saben que van a necesitar. Se asocian con un vecino para comprar en cantidad, conseguir buen precio. Otros lo que intentan hacer para cubrirse del tipo de cambio es comprar insumos a cosecha y tratar de pesificarlo”. Otros productores con los que está en contacto, en vez de comprar semillas, usan las propias. “Por supuesto que hay que pagar las regalías”.

Otra variable a negociar son las labores. “Te doy tantas has. para sembrar, fumigar, durante toda la campaña, vos manteneme un precio”, dicen en boca de Juliana.

Son pequeños ahorros que en su concepción, afectan menos que otros. “Antes decíamos aplico un chorrito de esto, un chorrito de lo otro, por las dudas y ahora eso se terminó. Hay que aplicar lo justo y necesario, hacer un buen monitoreo para saber que hay espefícimanete y cuál es el producto que te brinda más residualidad a menor precio y con esas ventajas estar cubierto más tiempo sin tener que hacer aplicaciones todos los días”.

Juliana ejemplifica sobre algunos productores que este año han decidido no curar las semillas de trigo, asumiendo el riesgo de un ataque de pulgón, por caso. “Hubo zonas en las que les salió bien y otras en las que el costo de aplicación superó el ahorro que quisieron hacer. Es muy fino el equilibrio y hay que pensarlo muy bien”.

Asumir riesgos así frente a plagas, enfermedades y malezas no hace más que empeorar la coyuntura: “el costo que tenés para subsanar eso que no hiciste antes es mucho mayor. Es preferible no ahorrar en eso y ajustar en otras pequeñas cosas”.

ADAMA/Maleza Cero