Foto Highlight

Desafíos en el control de malezas en maíz, éxitos en 2015

Con las mejores perspectivas para el maíz en nuestro país, vale atender a los desafíos que vivieron los productores norteamericanos en materia de malezas, durante la campaña que pasó, y cómo los resolvieron exitosamente.
Foto Highlight

Fuente: MalezaCero.com.ar

Los productores a lo largo del medioeste enfrentaron desafíos en el control de malezas durante el verano y muchos de ellos estuvieron relacionados con el clima.

La lluvia complicó las chances de meterse en el lote a tiempo, llevando a los productores del norte a recaer en aplicaciones de postemergencia para controlar malezas más grandes. La resistencia de malezas también fue un tema.

Del lado de lo logrado, los productores sí encontraron éxito en el control de malezas cuando un preemergente fue posible y cuando las malezas pudieron ser atacadas cuando todavía eran pequeñas.

Casos prácticos. “El control de malezas fue desafiante para los productores de Michigan en 2015”, dice Corey Guza, un In. Agrónomo de WinField. Las excesivas lluvias tempranas en la temporada de crecimiento del cultivo diluyeron los preemergentes en el suelo, haciéndolos menos efectivos. Esto resultó en más recaídas en postemergencia para manejar a las malezas. Las lluvias sin embargo continuaron arreciando a través de la campaña y para algunos productores fue incluso difícil aplicar postemergentes en tiempo. Esto los forzó a aplicar sobre malezas más grandes, dificultando aún más su control.

“En cuanto a los éxitos alcanzados, los productores de Michigan fueron firmes en cuanto a la rotación de modos de acción y esto porque estuvieron atentos a lo que pasaba con las resistencias en otros estados”, afirma Guza. Los productores han ido incorporando múltiples modos de acción a sus mezclas de aplicación, ayudando a reducir el riesgo de desarrollar resistencias.

“En Indiana, el desafío más grande fue simplemente llegar con las aplicaciones al lote”, describe el Ing. Agr. Jason Roth. Las condiciones climáticas con lluvias arreciando a la cabeza, los productores lucharon para hacer aplicaciones a tiempo, o aplicaciones siquiera, de modo que los campos se enmalezaron demasiado. “No fue la excepción ver lotes infestados de Amaranthus Palmeri, prolífica maleza en cuanto al banco de semillas que dejan, con lo cual los productores deberán luchar con este problema por varios años más”.

Con respecto a las malezas anuales de verano, los productores con el mayor control y los campos más limpios continuaron implementando múltiples aplicaciones y superponiendo residuales. Esto incluye aplicar herbicidas residuales alrededor de la siembra y luego hacer una post aplicación temprana para ampliar la ventana de residualidad.

“Esta técnica está siendo esencial a la hora de combatir Amaranthus Palmeri, porque esta maleza continua germinando y emergiendo más tarde durante el verano”, afirma Roth.

Muchos factores afectaron el control de malezas en Iowa, durante el 2015, según reporta Steve Barnhart.

La resistencia continua siendo un problema a lo largo de todo el estado de Iowa, y los productores que sólo hicieron una aplicación lo sufrieron. Los cambios en el comportamiento de las malezas también ocurrieron allí donde se utilizaron herbicidas inespecíficos para dichas malezas. Como resultados, los productores se encontraron con más y nuevas malezas tolerantes.

En cambio, aquellos productores que utilizaron programas de manejo multifacéticos, fueron exitosos en el control. Los productores bajo siembra directa que realizaron aplicaciones múltiples con múltiples modos de acción, “puenteando” con residuales, fueron los que vieron los resultados más consistentes. Puentear con herbicidas residuales significa aplicar un residual sobre la siembra y luego, un post herbicida, más un residual aplicados más tarde.

Lo dicho, la experiencia de los productores norteamericanos ofrece algunas pistas para adelantarse y aprovechar el viento que se avecina para el maíz, en toda su potencia.

Recurso: Corn & Soybean Digest