A tomar nota de la campaña referencial

En una jornada de actualización técnica realizada en Alcorta se abordaron los principales problemas de malezas en la zona y sus soluciones.

“En esta campaña el productor ya tiene que haber tomado nota de todos los problemas que tuvo en el lote porque es muy probable que para la campaña próxima los vuelva a tener”, sentenció Juan Pablo Cristófalo, Responsable de Adama Argentina en zona norte de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos, y disertante en una Jornada de Actualización Técnica en Alcorta, con eje en las malezas.

“Conocer el historial del lote, monitorear bien es un modo de anticiparse al problema, aplicando residuales antes de que las malezas nazcan, porque ya sabés que vas a tener ese problema en el lote. Cuanto más rápido la agarrás, con menos dosis lo combatís y llegás a la clave de todo que es la siembra en un lote limpio”, explicó Cristófalo.

La protección de los cultivos siempre convoca. Esta vez, en Alcorta, una Jornada de Actualización Técnica que propuso soluciones para los próximos barbechos, contó con la presencia más de 80 productores de la zona. Adama Argentina y el semillero Don Mario convocaron junto Jakas Kokic Ivancich, una firma muy fuerte en la zona, con una historia de generaciones en su haber.

En primer lugar se expusieron a campo las nuevas variedades de soja STS y RR1. También materiales de maíz. Esto convocó a muchos que fueron a relevar la parte de genética en cuanto a simientes.

Luego llegó “la pata fuerte” de la jornada: la implantación de cultivos y su protección. Fueron muchos los productores zonales que llevaron al lote sus inquietudes, con principal atención al problema de Yuyo Colorado. El mensaje principal que obtuvieron por respuesta fue otro pedido “que en la próxima campaña sepan los problemas que ya tuvieron en esta”. Cristófalo abundó en ejemplo: “Si en esta campaña tienen Yuyo colorado emergido por arriba del canopeo, que ya semilló, la campaña que viene es muy factible que vuelvan a tenerlo. Entonces, a no dejar que el Yuyo colorado aparezca”.

En palabras del técnico, por el régimen térmico y de pluviometría en un año normal, a partir de septiembre en adelante es probable empezar a tener problemas con esta maleza. Entonces, es importante atacarlo antes de que llegue. “Es la gran preocupación del momento. Por suerte hay muchas alterativas para combatirlo”, cerró Cristófalo.

Organizar la prevención. “Si uno puede distribuir la problemática por semestre, aunque no sea un término agronómicamente correcto, esa estructura sirve para esquematizar el uso de agroquímicos”, intentó simplificar el Ing. Agr. al comienzo de su alocución. “Si partís el año en dos, el primer semestre ya en parte está comido por el final del cultivo de la campaña que está trascurriendo, por lo que la propuesta fue hablar desde lo que es mediados a fin de mayo hasta agosto/ septiembre y de septiembre en adelante, organizando el manejo de modo de quebrar la presión que hay de malezas en la zona”, detalló.

Respecto de las propias malezas, hay otra disquisición que hacer. “Está el mundo de las malezas y dentro de él, las más complicadas y las más fáciles en cuanto a su manejo. Entre las malezas de hoja ancha más complicadas, en la primera banda contamos a Rama Negra (Conyza onariensis, sumatrensis o canadienses); Viola arvensis, aunque su presión no es tan magnificada. Parietaria debilis u Ocucha es otra maleza que complica. Entre las malezas de hoja fina, básicamente Rye grass resistente”. Para la segunda banda, el técnico se refirió a Flor de Santa Lucía (Commelina erecta), y a otro mundo en sí mismo: “los Amaranthus”, el complejo que incluye a Amaranthus palmeri, Amaranthus hibrido y Amaranthus quitensis. “Anteriormente se controlaba pero el híbrido y palmeri ya son resistentes”, preció Cristófalo. Por otro lado está el mundo de las gramíneas.

“Para el Sorgo de Alepo ya hay focos resistentes, luego echinochloa, Capín, Eleusine indica”.

Esta esquematización mereció una aclaración de parte del técnico disertante. “A la Parietaria si bien la tenés en la primera parte no es que no la vayas a tener en la segunda. La arrastrás. El tema de saber dónde está el inicio de la presión de la maleza es para llegar en tiempo, porque si actúas en tiempo impedís que esa maleza pase de un momento a otro. Eso significaría haber perdido más agua, más nutrientes en el perfil y un mayor gasto de agroquímico para poder combatirlo”, precisó.

Alternativas culturales y químicas. La clave pasa por monitorear las malezas en los próximos barbechos a fin de poder actuar en tiempo y forma, controlándolas con dosis recomendadas. Y sumar al planteo la palabra rotación, sin falta. Hablamos de rotación de cultivos y de rotación de modos de acción.

Llevar un historial de cada lote servirá para interpretar el banco de semillas y llevar la dinámica de desarrollo de las malezas, como así también los modos de acción empleados en la rotación.

En cuanto a las alternativas químicas para controlar a estas malezas Hablando de barbechos para un próximo cultivo de soja, “aparte del conocido glifosato o algún hormonal como el 2,4 D que podés estar usando en las primeras etapas, están los bien conocidos residuales- relató Juan Pablo- hicimos foco sobre el clásico Metsulfurón aunque en realidad no hace falta mencionarlo porque ya se usa mucho”. Otras alternativas mencionadas se refirieron a la Atrazina, a productos del grupo de ALS como TOPGAN y mezclas de Imazapic e Imazapyr. Como barbecho intermedio, se recomendó el uso de Triazinas como TRIBUNE ( metribuzin al 70 WG) entre otros, mientras que en barbechos cortos o preemergentes se ofrecieron varias combinaciones disponibles como la combinaciones de PPO ( ALEF, fomesafen; Oxalis, Flumiozaxim ) con Triazinas o Amidas.

Una vez que la soja ya está emergida, la paleta se va achicando muchísimo. Durante la jornada de Alcorta se habló, por supuesto, de herbicidas postemergentes como ALEF.

En cuanto a los graminicidas, el disertante hizo hincapié en que a las gramíneas en soja “siempre que las agarremos pequeñas, se pueden combatir muy bien”.

En lo que todos los técnicos y especialistas están de acuerdo es que hay manejos que hace rato no son posibles. “Ya no se puede hablar de barbechos muy largos como tiempo atrás antes donde se llegaba al momento de siembra con alguna maleza, se sembraba, emergía la soja, se aplicaba glifosato y con eso uno podía salir adelante y tener menor gasto de herbicida, logrando que cierre el surco y la maleza no compita más”. Hoy, en cambio, para un planteo de soja sobre soja se está hablando de “un barbecho largo, en el peor de los casos cuando las presiones son muy altas y depende del tipo de maleza, un barbecho intermedio y un barbecho corto o preemergente para que, cuando emerja la soja, ya emerja limpia”.

El trigo, la gran alternativa. “Si hablamos de la próxima campaña de trigo hablamos de un cultivo que se siembra mucho antes con lo cual te tenés que anticipar. El abanico de posibilidades es amplio y tiene una gran ventaja”. En primer lugar por el precio, por la ecuación: “los números del trigo están muy buenos, para aprovecharlos”. Por otro lado, “hay que aprovechar el agua que tenemos incorporada en los perfiles para hacerla rendir, anticipándote con un cultivo transformás el agua en dinero”, afirmó el técnico.

Además y sobre todo, el cultivo de trigo es importante para limpiar los lotes de malezas. “Que haya un cultivo antes de los problemas que solape su desarrollo, favorece salir a un cultivo de segunda más limpio”.

Un asado distendido terminó con los debates técnicos. Las soluciones, bien guardadas para pensar y accionar en ellas al día siguiente.