Ramularia, una amenaza para la cebada

Con el antecedente de una campaña 2015/2016 muy fértil para este cultivo, la ramularia es una preocupación a desterrar para los productores de cebada. Las soluciones marcan el rumbo.

En condiciones severas de la enfermedad, ramularia puede quedarse con entre 15 y 18 quintales, aunque su efecto más importante- por el momento de aparición y por su biología- es sobre la calidad del grano. En la reciente “Jornada de Actualización de Enfermedades de Trigo y Cebada”, organizada por INTA Pergamino, se estudiaron sus efectos y soluciones, en tren de evitar la mala noticia.

“Para la cebada cervecera es fundamental así como para la comercialización. Dado que el efecto de ramularia es sobre el calibre y el peso de los granos, eso limita la entrada a la maltería o no”, Ignacio Erreguerena, de INTA Balcarce, fue uno de los encargados de dimensionar la problemática. Distribución de la enfermedad en el mundo, síntomas, signos con que se la puede confundir, todos sus aspectos fueron señalados durante la jornada. En cuanto al ciclo de la enfermedad, se hizo hincapié en las fuentes de inoculo de la enfermedad, tanto la semilla como los hospedantes alternativos.

Los síntomas y los signos están resumidos en el “salpicado necrótico”, así se llama la enfermedad provocada por ramularia collo-cygni, el nombre científico del patógeno del hongo. Los puntos necróticos pueden estar o no acompañados de un halo clorótico, y generalmente se evidencian a partir de la floración, “el momento donde uno ve la enfermedad realmente”, refirió Erreguerena. “En estadios muy tempranos, dos o tres hojas en macollaje, pueden verse algunos puntos necróticos pero que no dan aspecto de salpicado, sino puntos en hojas que están senesciendo naturalmente o por stress hídrico. En esos puntos necróticos es donde ramularia está esporulando y generando ya es fuente de inoculo para infecciones subsiguientes”, precisó.

La humedad extrema, ¿es predisponente? “Para proliferar, ramularia necesita humedad a lo largo de todo el ciclo del cultivo, apuntado más que nada al mojado de hojas. En 4 horas, si tiene una buena cantidad de mojado de hoja, esporula y puede infectar la planta. Esto continuado a lo largo del cultivo, entre un 85 y 90% de días por encima de humedad relativa, esa es una buena correlación con el salto de la enfermedad”, explicó el Ing. Agr.

Ramularia es muy dependiente de que esta humedad se mantenga en todo el ciclo del cultivo. “Si hubiera un corte de un algo más de mes por debajo de ese nivel de humedad relativa se corta bastante la enfermedad”, mencionó Erreguerena y citó un ejemplo: “el año pasado, en el sudeste de Buenos Aires vimos lugares con mucha ramularia y otros con poca y esto se correlacionó mucho con que en octubre/ noviembre hubo un corte de lluvias y humedad relativa baja”.

El sudeste y sur de la provincia de Buenos Aires, son zonas para estar alerta. Aunque en estos últimos 2 años, en el oeste de Bs As- Bordenave, Darregueira y un poquito más al sur- han tenido ramularia asociado a una cantidad de lluvias por encima de la media.

Estrategia. A la hora de las recomendaciones, el especialista mencionó: “en lo posible evitar hacer cebada sobre cebada, porque ramularia queda en el rastrojo”. Luego, tener en cuenta que la protección del cultivo, comienza con la semilla. “Sabemos que ramularia es un patógeno de semilla por lo que buen curasemilla es importante- no solo para ella sino también para enfermedades de suelo y otras foliares que van por semilla- así que arrancar bien es fundamental”.

En el caso de que las condiciones para su aparición se vayan dando hay que recurrir a la protección química. “Si hablamos sólo de ramularia, lo recomendado es ir con una carboxamida en hoja bandera, que es el momento en que determinamos que el cultivo es susceptible y tenés los mejores resultados de control”.

Hay también otros caminos posibles e Ignacio mostró a los presentes algunos ensayos que vienen haciendo hace 3 años donde determinan el nivel de susceptibilidad de cebada a ramularia, con un protocolo nuevo. “Hicimos una prueba de una cantidad importante de todas las moléculas que hoy están disponibles en el mercado con una combinación de tácticas diferentes, mostrando a performance de todos ellos para el control de ramularia”.

Entre ellos, se mostraron datos muy buenos de Almagor en Ramularia en primera aplicación, previa a carboxamidas.

“Hay varias moléculas y principios activos para ir rotando y evitar una generación de resistencia que a futuro puede ocasionar muchísimo más problemas”, cerró el disertante.

Desde Adama Argentina, el Ing. Agr. Martín Riela, integrante del equipo de Estrategia de Mercado y referente de cultivos de invierno, refuerza el posicionamiento de Almagor para el manejo de Ramularia en cebada. Aplicación temprana, en estrategias de doble aplicación.

“Cuando se llegue al UDA establecido (25% -30 %), en ambientes de alto potencial y con alta incidencia de enfermedades foliares, recomendamos realizar la primera aplicación con Almagor en la ventana Z30-Z32, con el objetivo de bajar inoculo inicial de los principales patógenos presentes en el cultivo (mancha en red, mancha borrosa y escaldadura) para, de esta manera, llegar con óptima sanidad a la segunda intervención. En situaciones con presencia de ramularia, recomendamos el uso de carboxamidas para la segunda aplicación, priorizando Almagor en la aplicación temprana. (Z30-Z32) debido a su excelente eficacia en manchas”, concluye Riela.

ALMAGOR en cebada. El fungicida para aplicar temprano. Foto 1