Malezas resistentes una lucha nada facil

Malezas resistentes: una lucha nada fácil

Consejos y tips para que el combate con las malezas sea menos desigual.
Malezas resistentes una lucha nada facil

Fuente: MalezaCero.com.ar

Una reciente investigación de la Universidad de Nebraska-Lincoln señala que las malezas son la mayor plaga de la agricultura, causando alrededor del 34% de pérdidas en los cultivos, en promedio, alrededor del mundo.

“La era dorada de la agricultura basada en herbicidas está siendo cuestionada por las malezas resistentes”, advierte el estudio al tiempo que aporta una serie de datos que hablan por sí solos.

“A nivel global, 250 especies son resistentes a 160 herbicidas y a 23 (de 26) grupos de sitios de acción herbicida. Adicionalmente, algunas malezas son resistentes a varios herbicidas de diferentes grupos de sitios de acción. Éstas son las conocidas como malezas resistentes a múltiples herbicidas”.

Las estrategias de manejo han de estar a la altura de semejante adversidad, aquellas descriptas como activas, tanto como las reactivas.

Pre-mezcla de herbicidas. El estudio refleja también la respuesta del mercado. “Por las últimas tres décadas ningún nuevo modo de acción fue introducido en el mercado, aunque un pequeño número de nuevos ingredientes activos han sido comercializados”. La mayoría de los nuevos herbicidas introducidos en el mercado en los años recientes contienen nuevas mezclas de ingredientes activos ya existentes.

La investigación norteamericana sostiene que “Una efectiva pre- mezcla de herbicidas puede comprimir dos o más ingredientes activos con dos o más sitios de acción. Estas mezclas pueden proveer un control de amplio espectro en maíz y soja, resultando en la reducción de la presión de selección a ciertos herbicidas. Algunas pre- mezclas proveen buen control residual ara la mayoría de las especies de malezas”.

Herbicidas multiples – cultivos tolerantes. Incrementar el número de malezas resistentes a múltiples herbicidas deja pocas opciones a quienes trabajan sobre cultivos tolerantes a glifosato, particularmente en soja. Para combatir ese problema la semilla comercial está “stackeada” para expresar múltiples eventos, de modo que el cultivo se vuelve tolerante a múltiples herbicidas. “Estos cultivos tolerantes a múltiples herbicidas estarán disponibles en el futuro cercano”, anuncia el estudio de Nebraska.

La soja es muy sensible a 2,4-D, dicamba, o herbicidas a base de isoxaflutole pero con la comercialización de estos cultivos tolerantes a múltiples herbicidas, los productores tendrán más opciones en herbicidas pre y post emergentes.

“Sera necesario cuidar a estos nuevos productos para asegurar su efectividad y evitar lo que ha pasado con el glifosato en los últimos 20 años”, rezan, advirtiendo que “recaer demasiado sobre un solo herbicida o herbicidas pertenecientes al mismo sitio de acción resultará en malezas desarrollando resistencia a ese particular herbicida o modo de acción”.

Biología de malezas. Un programa de manejo sustentable de malezas puede ser desarrollado integrando conocimiento básico de la biología de la maleza con prácticas químicas y no químicas de manejo.

Es necesario entender:

  • Los patrones de emergencia de la maleza,
  • la producción de semillas,
  • la persistencia de la semilla de la maleza en el banco de semillas,
  • y el mecanismo de dispersión.

Esto ayudará a los productores a seleccionar el programa de manejo de malezas mejor integrado.

Para entender la biología de las especies de malezas, el primer paso es “conocer a tu enemigo”, estos es, tener a la maleza correctamente identificada. La identificación apropiada de las especies de malezas puede reducir las chances de malas aplicaciones (timing incorrecto de aplicación, erronea elección del herbicida) y llevará a un programa de manejo de malezas más efectivo.

Tips. Para combatir mayores desarrollos de malezas resistentes y los resultados de pérdida de efectividad de las herramientas tecnológicas de manejo, los estudiosos de la Universidad de Nebraska finalmente recomiendan:

  • Aplicar herbicidas en las dosis indicadas en la etiqueta, en las etapas recomendadas de crecimiento y timing.
  • Monitorear el lote después de la aplicación y chequear si han quedado manchones de malezas que hayan sobrevivido a la aplicación.
  • Usar múltiples sitios de acción en la forma de aplicación secuencial o mezclas prearmadas.
  • Usar herbicidas residuales con múltiples sitios de acción.
  • Limpiar las maquinarias en el campo para prevenir la dispersión de semillas de malezas.
  • Rotación! Rotación! Rotación! Rotar cultivos y diferentes modos de acción. “Cambiá tu programa de herbicidas todos los años, para usar herbicidas con diferentes sitios de acción (lo que pueda haber funcionar bien un año, si te interesa proteger el uso a largo plazo, no lo repitas al año siguiente).

Recurso: University of Nebraska-Lincoln.