Con los ojos sobre Maiz Guacho y Rama Negra

Con los ojos sobre Maíz Guacho y Rama Negra

Expertos en malezas se refirieron a la performance de TOPGAN en el control de ambas malezas. El producto, probadamente eficaz en el control de Conyza y otras latifoliadas, suma un valor agregado con el Maíz Guacho.
Con los ojos sobre Maiz Guacho y Rama Negra

Fuente: MalezaCero.com.ar

En ocasión de una “Jornada de Expertos en Malezas” que convocara ADAMA tiempo atrás, se debatieron una serie de avances en el control de Maíz Guacho, luego de que muchos ensayistas hicieran su experiencia con TOPGAN (Imazaquin 15% SL).

Dichos ensayos mostraron la excelente perfomance del producto en el control de Maíz Guacho, lo que agrega un plus a este producto de comprobada eficacia en Conyza y otras latifoliadas.

Maíz Guacho. En los últimos años, el Maíz Voluntario, Espontáneo o Guacho, tolerante a glifosato, favorecido por la ausencia de labranzas, se transformó en una auténtica maleza resistente a glifosato.

El Maíz Voluntario puede tener su origen en la pérdida de granos durante la cosecha y las espigas que caen al suelo, resultantes de plantas quebradas o volcadas. Esta última suele ser la situación más compleja de solucionar.

“Si bien en primera instancia se pensaba que las plantas de Maíz Guacho tenían un efecto meramente cosmético sobre los cultivos, la realidad es que resulta ser altamente competitivo, tanto en cultivos de soja como en maíz, además de dificultar la cosecha y reducir la calidad comercial del producto”, establece en uno de sus trabajos el Ing. Juan Carlos Papa, parte del equipo Protección Vegetal de la EEA INTA Oliveros.

La oportunidad de los tratamientos es crítica en la protección de los cultivos plausibles de ser afectados por Maíz Guacho.

Y aún hay buenas noticias. El Maíz Voluntario resistente a glifosato es muy sensible a la mayor parte de los graminicidas selectivos postemergentes inhibidores de ACCasa solos o en mezcla con glifosato (Deen et al. 2006).

Una Solución. De presiembra y preemergencia, TOPGAN es un herbicida de amplio espectro, selectivo en soja, que tiene rápida penetración vía foliar y radicular y controla malezas pequeñas establecidas y provee control residual. Provee un excelente control de malezas de hoja ancha y algunas gramíneas. También reduce la incidencia de gramíneas y ciperáceas incluyendo perennes como Sorgo de Alepo y Cebollín.

De modo de acción sistémico, la dosis recomendada es de 1,25 l/ha. en suelos medios y pesados

+ Glifosato 48% 2,5 l/ha.

Las experiencias. Director de Ojos del Salado Agroconsultora, Mauro Mortarini abarca con su trabajo el oeste de Buenos Aires, La Pampa. Durante la Jornada de expertos de Adama presentó un ensayo realizado en América, con TOPGAN, sobre Maíz Guacho: “La verdad es funcionó muy bien, el control fue muy contundente, tiene una muy buena residualidad”.

Por su parte, el asesor Lucielo Regonat llevó adelante una serie de ensayos en el Chaco y su caso fue resonante. Fueron tres ensayos, distribuidos en un radio de 45 km alrededor de Pte. Roque Saenz Peña. La idea fue aplicar en presiembra de soja, sobre un rastrojo de maíz y ver su efecto tanto sobre maíces ya nacidos (emergidos al momento de aplicación), como el efecto de preemergencia sobre ese rastrojo de maíz. “La verdad es que me llamó la atención tanto el control de TOPGAN en maíces ya nacidos, independientemente del tamaño de plantas- había plantas chicas, medianas y grandes- y también el efecto de preemergente, el hecho de que evitara las emergencias posteriores. No conocía al producto y la verdad es que me sorprendió para bien, tanto en el control de postemergencia como en su efecto en preemergencia”.

Su caso fue particularmente llamativo: “Si bien en todas las zonas anduvo muy bien, en mi zona, llamaba la atención el tamaño de las plantas que controló. Estoy hablando de maíces con espigas recién formándose, plantas con la flor masculina y flor femenina, la mazorca recién fecundándose, imaginensé el tamaño. Todos estaban sorprendidos de que pudiera controlarlas por un período tan prolongado”.

Una diferencia que surgió a favor de su zona, con respecto a otras, es que allí la cobertura de plantas de maíz no fue tan grande como en el sur, donde afirmaban que el maíz “les cae mucho en época de pre cosecha” y eso les acarrea grandes problemas. “Yo tuve plantas más aisladas pero más grandes”, refirió Regonat y volvió a apelar a la imaginación de los presentes: “piensen en una cosecha de maíz en la que la máquina tumbó espigas”. Ninguno de los expertos lo había visto en su zona: una espiga de maíz que al momento de aplicación ya tenía algunas semillas con plantas nacidas de unos 20, 30 cm. “Apliqué TOPGAN en esa situación- explicó Regonat – me mató las semillas emergidas, y las plantas nacidas. Después evidentemente el producto toca la espiga, con alguna lluvia se incorpora al suelo y controla las plantas nuevas que se producen por los mismos granos viables de la espiga”.

Acerca del control de otras malezas, Regonat refirió: “Como postemergente sola la vi controlando la planta de maíz pero, al momento de la aplicación, no había otras malezas tampoco. En preemergencia sí lo vi actuar frente a otras malezas: gramíneas como Echinocloa, algo de Digitaria. En hoja ancha, me llamó la atención el efecto de preemergencia que tiene en enredaderas. Compartimos con Javier Honorato que acá es un problema sobre todo para algodón, que si bien ya es RR, tiene un momento de aplicación que si te pasás, se te complica. En mi zona donde hay algunos lotes muy sucios y en los que el algodón tiene problemas en enredaderas, veíamos a TOPGAN como una posibilidad. No es sólo Maíz Guacho”.

Por su parte, en un ensayo en el INTA Oliveros, el Ing. Papa relató que TOPGAN se aplicó a fin del mes de enero sobre un lote que venía de maíz, en el que había espigas de maíz en el suelo y maíz recién sembrado, sin emerger. Ni el guacho del precoz, ni el guacho del recién sembrado aún estaban emergidos. La idea era probar los residuales como tales. “Probé el TOPGAN y funcionó muy, muy bien. En el testigo sin aplicar estaba el maíz hermoso y en la parte tratada, no había nada”.

En la zona de Pehuajó, Rita Robledo realizó dos ensayos durante la campaña pasada donde se evaluó el comportamiento de TOPGAN sobre Maíz Guacho y trajo a los presentes sus conclusiones.

Sobre los resultados, manifestó: “La performance del producto fue muy buena ya que los controles fueron excelentes: no solamente controló lo nacido sino que el producto tuvo una residualidad muy buena ya que pudo controlar los nacimientos de espigas. En estas situaciones se veía que el maíz nacía y al entrar la raíz en contacto con el suelo, se empezaban a ver los primeros síntomas y posteriormente se observaba como se iba secando la planta hasta morir”.

El sector aplicado con TOPGAN llegó con una densidad muy baja de Maíz Guacho a cosecha, la densidad existente no tuvo impacto en el rinde del cultivo y las pocas plantas que había, no produjeron grano.

“En estas situaciones tan complejas, con densidades tan altas de Maíz Guacho, si usáramos solamente graminicidas, deberíamos aplicar dos veces en la mayoría de los casos. Sin embargo, con la aplicación de TOPGAN en el barbecho, no hubo necesidad de usar graminicida y se llegó en muy buenas condiciones a la cosecha”.

“Creo que es una excelente opción para aquellos lotes que van a soja y tienen como antecesor maíz, ya que el control que realiza sobre el maíz es excelente y a su vez tiene efectos en otras malezas como Rama Negra. La residualidad que demostró el producto fue muy buena”, cerró.