Pasado presente y futuro en el manejo de malezas

Pasado, presente y futuro en el manejo de malezas

Una mirada retro y prospectiva de las malezas, de la mano de especialistas en el Congreso Aapresid.
Pasado presente y futuro en el manejo de malezas

Fuente: MalezaCero.com.ar

Para plantear el escenario actual en materia de malezas, Martín Marzetti, Gerente de la REM Aapresid, hizo un repaso de las prácticas habituales, contrapuestas a las deseadas, en el campo argentino. Lo hizo en el marco del último Congreso Aapresid, “Resiliar”, donde el tema de malezas fue un claro eje.

“Cada uno hará el ejercicio de ver en qué casillero de manejo se ubica y verá con qué probabilidad nos encontramos de generar resistencia. En general estamos ante una luz amarilla y hasta roja en muchos de los casos. La resistencia no es algo raro, va a pasar porque estamos haciendo las prácticas que llevan a eso”.

No es sólo una cuestión agronómica. “Con las malezas hay mucho dinero malgastado en esta y eso está haciendo que en los últimos años haya grandes preocupaciones”, replicó Marzetti, al tiempo que señaló que “más del 90% de los productores usó productos que nunca había usado”.

“¿Nos faltó información?”, se preguntó el referente. No parece tan útil detenerse en el pasado, mucho más mirar el presente de frente. Así lo entendió el miembro de la REM y afirmó: “a partir de los desmanejos estamos poniendo en riesgo la sustentabilidad de todo el sistema”. Por caso citó el ejemplo de “Rama negra”, una maleza que solía ser de emergencia otoño/invernal y que ahora está infestando a la soja ni bien nace. “Le cambiamos totalmente el ciclo”.

Un futuro cierto. A su turno, Mario Vigna (EEA INTA Bordenave) marcó un rumbo fácil para la problemática de malezas. “¿Cuáles serán las malezas más problemáticas a futuro? Serán las que hoy estamos promoviendo con nuestras prácticas”. En su razonamiento citó a la Rama Negra que no era un problema antes y empezó a serlo con la siembra directa.

“La agricultura tiene la mayor fuerza de selección en el campo pero también es el medio para manejar la biodiversidad”, reflexionó Vigna y mencionó entre todos los factores que pueden influir sobre la problemática de malezas al cambio climático. “Habrá malezas que mejor se adapten a este fenómeno”.

Las malezas tienen sus condiciones predilectas y así es como la problemática se hace regional. En cuanto lo que puede preverse en ese sentido, Vigna citó a Digitaria insularis como una maleza que será muy importante en el norte. “En el sur, el complejo de crucíferas está en las gateras. Creemos que va a ser muy importante”.

Y más allá de las zonas, “como concepto general es de esperar que haya cada vez más biotipos de malezas con resistencia múltiple”.

¿Qué estrategias vamos a usar?, parecía ser la pregunta a voces de una audiencia muy atenta. “El productor es más propenso a comprar tecnologías de insumos que de procesos. De procesos no hay quién la venda. En las charlas, todas las preguntas de los técnicos están referidas al control, no a la biología de las malezas. Tenemos que incrementar nuestro conocimiento en biología de malezas en contextos concretos”, reflexionó el disertante.

“Lo difícil es entender que la solución está en la complejidad. La solución debe ser diversa”, agregó. Hablaba de generar sistemas lo más diversos posibles, con márgenes positivos, aún cuando ese escenario no sea el mejor de todos los posibles. “Es algo a pensar a largo plazo”, dictó.

El marco de producción será fundamental, por supuesto.

¿Los cultivos de cobertura pueden ser útiles? “Si el manejo se toma en forma integral, son una herramienta muy idónea. Tenemos que meternos necesariamente en el sistema. El manejo de malezas estará metido dentro de la planificación global del planteo”. En ese sentido, planteó varios aspectos a considerar: “el material usado no puede ser cualquiera, hay que pensar en el nivel de genotipo, en cultivares de calidad; también tener presente el tema de la competencia, la alelopatía. Hay que trabajar mucho”.

Entre sus conclusiones, Vigna llamó a “recordar que el sistema va a seguir teniendo malezas y debemos lograr que se mantenga en la parte baja de la curva.”

Herbicidas. Sobre este punto, el miembro de INTA habló de los criterios de uso. “Para fijar el criterio racional de uso deberíamos conocer la biología de las malezas. A dónde queremos pegar. Y no usar el herbicida por las dudas”.

También precisó que “con un herbicida estoy llegando a una parte de los individuos de malezas. La erradicación funciona sólo con una labor mecánica”.

En cuanto a los residuales, afirmó que “no son una opción sino una obligación”, pero insistió sobre el problema de “manejarse intuitivamente”.

La lógica que se aplica a las malezas vale para más de una cuestión en la vida: “Uno busca la receta rápida, eso es así no sólo con la pare agronómica. Cuando vamos al médico pasa lo mismo. Dame algo que mañana tengo que hacer una presentación en Aapresid, decimos”.

Sobre el final, Vigna jugó con un futuro perfecto: “A 10 años se van a intensificar las rotaciones, va a haber más ganadería, las empresas comprenderán que hay que hacer un aporte más importante. Pues habrá de todo un poco”.

Convocó en dicho sentido a que todas las personas involucradas “se sienten en la mesa”, donde cada uno tengo algo que ganar pero también algo que perder.

La agricultura de precisión será fundamental, en su consideración.

Y la apuesta por manejos de todo tipo. Aunque acusó: “El manejo cultural no vende. No es que no llegue el mensaje, es que hay otros que son más atractivos”.

A cada actor le cabrá su traje A los investigadores, Vigna les pidió hacer más investigación básica, en el lote.

“Cada tema es una ciencia en sí mismo. Los mensajes globales no van más. Miramos mucho para atrás, el por qué, y no miramos hacia adelante, el para qué”.

Los productores, por su parte, tendrán que profesionalizarse más.

Y a las instituciones que se ocupan, “alentarlas para que transformen sus proyectos en políticas públicas”.