Relevamiento sanitario

Estado general satisfactorio. ¡Seguimos monitoreando!

Esta vez, el panorama sanitario en fina viene de la mano del Ing. Agr. Martín Braun, Asesor Técnico en la zona de América, Rivadavia, Bs. As. Como cada semana, escuchamos lo que están viendo los referentes en sus áreas de influencia para aprender y ofrecer soluciones enfocadas.
Relevamiento sanitario

Esta vez, el panorama sanitario en fina viene de la mano del Ing. Agr. Martín Braun, Asesor Técnico en la zona de América, Rivadavia, Bs. As. Como cada semana, escuchamos lo que están viendo los referentes en sus áreas de influencia para aprender y ofrecer soluciones enfocadas.

“Los cultivos de fina se encuentran actualmente con un estado general más que satisfactorio. Las lluvias de septiembre ayudaron a retomar el potencial de los cultivos que meses atrás venían con escasas precipitaciones.

Aunque el estado fenológico varía según zona, variedad, fecha de siembra, etc. la mayoría de los trigos se encuentran en fase de espigazón, entre primera espiga visible por encima de la lígula de la hoja bandera (Z51) y mitad de la espiga visible visible (Z55). Las cebadas, por su parte, se encuentran en casi todos los lotes con la espiga totalmente emergida (Z59).

Las enfermedades de fina estuvieron presentes como la mayoría de los años. Los trigos con genética más susceptible (como por ej. Algarrobo) comenzaron a mostrar incidencia de Roya amarilla (Puccinia striiformis) por encima de lo aceptable, lo que llevó a una aplicación entre la 3era y 4ta semana de septiembre, con fungicidas bimezcla de triazol + estrobirulina (entonces los trigos se encontraban en Z32). En estos lotes ya se está realizando una segunda aplicación de fungicidas que contengan un triazol + una carboxamida, buscando así mantener sanas principalmente la hoja bandera y hoja bandera menos uno, durante el período crítico del cultivo (en algunos casos se encuentran reinfecciones de Roya en estas hojas).

Variedades más tolerantes como, por ejemplo, Baguette 620 y Baguette 750 llegaron hasta la semana pasada con muy baja incidencia de Roya estriada. Se aplicaron fungicidas a base de triazol + carboxamida, con el criterio de proteger el área foliar superior, factor clave durante el período crítico.

Las manchas foliares en general se encontraron presentes durante el desarrollo del cultivo en muy baja incidencia. Éstas no fueron determinantes a la hora de decidir realizar una aplicación de fungicidas como si lo fue Roya amarilla.

Las cebadas presentaron niveles críticos de Mancha en red (Drechslera teres) hacia mediados de septiembre, lo que llevó a la aplicación de fungicidas en ese momento.

El pasado 15 de octubre en esta zona tuvimos ocurrencia de heladas. El daño en la fina aparentemente no fue significativo, pero aquellos cultivares más avanzados en ciclo pudieron verse más afectados.

En lo que respecta a plagas, la campaña hasta el momento fue tranquila. Solo se encontró en lotes muy puntuales (sobre todos aquellos que venían de rastrojos muy sucios de malezas) gran presencia de  Pulgón verde (Schizaphis graminum) en estadios tempranos del cultivo de trigo (Z11 – Z13). Actualmente las poblaciones de Áfidos se encuentran por debajo del umbral de acción. Lo mismo para el complejo de chinches, que si bien está presente en los lotes, se encuentra en muy baja densidad poblacional.

Actualmente se continúa con los monitoreos, y comenzando a prestar especial atención en Oruga militar verdadera (Pseudaletia sp), que causa gran defoliación siendo muy perjudicial para hoja bandera y hoja bandera menos uno, como así también Oruga desgranadora (Faronta albilinea), la cual produce serios daños al alimentarse de los granos de espigas en formación. Ambas plagas estuvieron presentes durante la campaña pasada haciéndose necesario en varios casos el control de las mismas.

Por ultimo creo es importante comentar que se están viendo algunos lotes de cebada con gran incidencia de Carbón desnudo de la cebada (Ustilago nuda). Esto nos recuerda una vez más, que antes de iniciar la campaña es fundamental realizar un completo análisis de semilla y posteriormente un buen tratamiento de las mismas con curasemillas de calidad. De esta forma evitamos este tipo de problemáticas que cuando las vemos presentes en el lote, ya es tarde”.