Factores críticos de éxito para manejar roya en trigo

Factores críticos de éxito para manejar roya en trigo

Partir de un buen diagnóstico de campo y utilizar las tecnologías adecuadas en el momento indicado son claves. Conversamos con Margarita Sillón para conocer sus recomendaciones y aportamos nuestras soluciones al productor.
Factores críticos de éxito para manejar roya en trigo

La Ing. Agr. Margarita Sillón es fitopatóloga, docente e investigadora de la Fac. de Agronomía de Esperanza (Santa Fe). Aquí nos pinta un panorama sanitario en cereales de invierno sobre el que estar encima y aportar soluciones.

Panorama sanitario de cereales de invierno. “Es dispar porque depende mucho de la variedad. En el caso de los cereales las enfermedades están mucho más ligados a cuestiones genéticas que en el caso de la soja. Hay lotes de variedades más susceptibles a las Royas que se han disparado en los últimos 20 días, fruto de las últimas lluvias (unos 40 mm). Estas han permitido el salpicado desde el rastrojo con consecuencias relacionadas a manchas y por otro lado, han aumentado las horas de mojado- más de 6, 7 y hasta 10 horas de mojado por la noche- generando en algunos lotes Roya Amarilla, y hasta en algunos casos acompañados de Roya de la hoja. Según los lotes prevalece una y otra, principalmente en algunos lotes de Entre Ríos”.

El panorama no es parejo. Es lote a lote. “En trigo hemos detectado como enfermedad principal, en las variedades que no tienen Roya, la Mancha amarilla. Esta ha progresado no tan de golpe, da tiempo a tomar de decisiones de manejo. El progreso ha sido más lento también por falta de lluvias. En este momento incluso los suelos, por lo menos en el centro de Santa Fe, están secos. El ambiente no es el más propicio para un avance violento de estas enfermedades. Asimismo, hay lotes con explosión de Roya amarilla que en algunos casos lleva un mes, y en otros data de los últimos 20 días”.

Los cultivos están buenos, a cuidarlos. “El trigo está en macollaje, Z 32 los más atrasados y ya hay trigos con hojas bandera. Estamos en el momento de tomar las decisiones, de profundizar el monitoreo. Me refiero a achicar la frecuencia del monitoreo. No esperemos 10 días para no tener sorpresas. Aumentemos la frecuencia de monitoreo a 7 días. Para poder tomar las decisiones de manejo rápido, esto es, la aplicación del fungicida foliar.

En trigos medianamente susceptibles no están acompañando tanto las condiciones ambientales. Esta semana hay mucho viento y esto reduce las horas de mojado del cultivo. Y eso reduce el riesgo alto de que avance rápidamente la Roya. Pero el viento también lleva esporas. Algunas veces esa cuestión climática favorece y en otros desfavorece.

Los cultivos están en buen desarrollo con respecto a otros años donde los he visto más estresados. Por eso también vale la pena sostener su sanidad. Queda un buen desarrollo foliar por delante y recordemos que un avance rápido de algo como Mancha amarilla lo que genera es una rápida necrosis y eso puede llevar a una senescencia anticipada del cultivo. Vale la pena cuidarlos en este momento. A veces se instala el concepto de como el desarrollo es bueno, me salteo el fungicida. El fungicida no es un fertilizante que por si mismo va a generar un buen desarrollo del cultivo sino que está allí para reducir la población de patógenos. Las poblaciones de patógenos ya están. Las enfermedades están, en distintos niveles. Por eso mismo vale la pena desarrollar una protección foliar.

Solución Adama. “Desde ADAMA, empresa líder global de protección de cultivos, estamos convencidos que el adecuado uso de las tecnologías parte de un buen diagnóstico a campo. Por esto es por lo que trabajamos vinculados en red con profesionales especialistas, asesores y productores, para entender la problemática y ajustar las tecnologías de ADAMA como solución a cada una de estas”. Quien habla es Albano Aranguren, Gerente de Desarrollo Técnico de
Mercado de Adama Argentina.

“Partiendo de la base de que el criterio agronómico es la clave de toda decisión de intervención de los lotes con un producto fitosanitario, nuestra mirada esta puesta en dar una recomendación ajustada a una toma de decisiones cada vez más exigente desde el punto de vista sanitario y ambiental. Dicho esto, siempre recomendamos respetar las dosis indicadas en los marbetes como así también los periodos de carencia establecidos para cada producto y que toda decisión de aplicar, parta de un diagnóstico preciso a campo y umbral de decisión.

Considerando que estamos transitando una campaña agrícola donde los perfiles de suelo se recargaron en gran parte del área triguera de Argentina y los precios muestran que vale la pena proteger los cultivos y por lo tanto el negocio, vemos con atención lo que está sucediendo a campo con las enfermedades en trigo. En las últimas semanas, comenzó a hacerse visible roya amarilla (Puccinia striiformis), en una gama de cultivares que han sido sembrados en la región central de la pampa húmeda y roya de la hoja o anaranjada (Puccinia triticina). Si partimos de la base de que las royas son una enfermedad policíclica y en especial roya amarilla tiene alta variabilidad (lo cual le permite adaptarse a diferentes ambientes, temperaturas y por sobre todas las cosas, desarrollar resistencia a fungicidas), es clave el uso oportuno de fungicidas que presenten un buen comportamiento en estas enfermedades y además, permitan mantener a raya otros patógenos que pueden estar presentes en el lote al momento de intervenir, como mancha amarilla (Dreschlera tritici repentis).

En línea con esto, en ADAMA estamos presentando dos nuevas tecnologías para manejo de royas en trigo:

Custodia T (Tetraconazol 80 g/l + Azoxistrobina 100 g/l SC) mezcla de triazol + estrobirulina que combina la gran velocidad y sistemia de tetraconazole (lo cual lo hace un triazol rápido y efectivo para frenar infecciones de enfermedades biotróficas como royas) con azoxistrobina, la estrobi que mejor comportamiento tiene para control de royas en trigo. La recomendación es una vez realizado el diagnóstico a campo, intervenir con CUSTODIA T a dosis de 700 cc/ha + MSO siliconado en el estadio fenológico de z32 (dos nudos detectables). En este momento, estamos frenando el avance de la enfermedad y aplanando la curva, protegiendo el canopeo para llegar al estadio de hoja bandera expandida con bajos niveles de inoculo y un cultivo con buen status sanitario.

En caso de que siga habiendo presencia de condiciones predisponentes y se presenten nuevas infecciones, pasado los 21 días de aplicado Custodia T, sugerimos realizar la segunda intervención apostando a proteger la hoja bandera (principal órgano responsable de construir rendimiento) y bandera menos uno. Para este momento planteamos dos alternativas muy interesantes:

Coverfull ACE (Propiconazol 25 g + *benzovindiflupyr 4 g) 

*SOLATENOL TM Syngenta Crop Protection.

Esta nueva tecnología que ADAMA suma al portafolio, está basada en combinar un triazol específico para control de manchas foliares en trigo combinado con una carboxamida de excelente perfil para royas. Esta mezcla combina un equilibrio que aporta seguir siendo eficiente y sustentable en el manejo de royas y complementando al manejo de manchas foliares.

Este planteo tecnológico de Custodia T en z32 + Coverfull ACE en z39 es una propuesta técnica que apunta a ambientes de alto potencial de rinde con elevados estándares sanitarios y de calidad, dado que estamos combinando 4 principios activos diferentes y 3 diferentes mecanismos de acción, rotando activos y siendo específicos para el manejo integrado de enfermedades en trigo con alta especificidad en royas.

Para ambientes de potencial medio a bajo, donde la presencia y condiciones predisponentes para roya (basado en los umbrales de decisión indicados por el técnico asesor) indican que es necesario una doble intervención, proponemos Acadia Bio® (Tebuconazole 20% + Azoxistrobin 12% + Active Bio) desde z39 en adelante (periodo crítico), debido a que además de su excelente comportamiento como fungicida para royas y manchas, tiene como beneficio para el cultivo la tecnología Active Bio™ de ADAMA, que activa las defensas naturales ayudando a mitigar los efectos de estrés causados por el ambiente, conllevando además a una recuperación más rápida del cultivo a la infección causada por el patógeno. Es decir, trabaja a nivel del hongo frenando infección y reproducción, y del cultivo ayudando a su recuperación fisiológica en menor cantidad de tiempo. Lo cual se traduce en un cultivo mejor posicionado para tener un mejor desempeño en el rendimiento.

Este planteo tecnológico de doble intervención con el tándem Custodia T en z32 + Acadia Bio en z39 es una propuesta técnica que está pensada para ambientes de potenciales medios, donde buscamos proteger y no perder rinde por la presencia de enfermedades. Esta propuesta es ideal por sus prestaciones técnicas y la relación costo/beneficio”.