banner2

Manejo Integrado de Malezas en el Cultivo de Arroz

El arroz es el principal alimento básico en los países en desarrollo y es fundamental para la economía.
banner2

El arroz cuya actividad de carácter empresarial requiere de mejor y mayor planificación del agricultor, tomando decisiones y gestionando recursos para alcanzar la competitividad y el éxito productivo, como empresa familiar. 

En cualquier sistema de producción de arroz, las malezas son una de las principales restricciones biológicas de esa producción; podría decirse que son las compañeras inseparables de los arrozales. En un estudio que cubrió el 80% del área mundial sembrada con este cultivo se encontró que las malezas se consideraban el “freno biológico más fuerte de la producción de arroz”. Las pérdidas que causan las malezas al arroz son severas: pueden reducir el rendimiento a valores insignificantes o llevar a la pérdida casi total de la cosecha. Estas pérdidas varían entre los países según la composición de la flora de malezas, el sistema de siembra y de labranza, el manejo del agua y la nutrición del cultivo (Johnson, 2008).

Las malezas causan daños al arroz en forma directa o indirecta:                                                                             

El daño directo es la interferencia de las malezas con el crecimiento del cultivo comercial. En total, las pérdidas debidas a la interferencia de las malezas y al costo de su control equivalen a un 15% de la producción anual de arroz en el mundo.

El daño indirecto es igualmente importante ejemplos de este tipo de daño:

  • Hospedan insectos fitófagos y agentes patógenos; por ejemplo, Digitaria sp. hospeda insectos de los órdenes Homoptera, Lepidoptera y Diptera, y nematodos de los géneros Meloidogyne y Pratylenchus
  • Dificultan la cosecha, tanto la manual como la mecánica; es el caso de las especies trepadoras de los géneros Ipomoea y Vigna.
  • Reducen la calidad del grano cosechado; por ejemplo, el arroz rojo silvestre de las especies Oryza sativa y O. rufipogon contamina el arroz común.
  • Deprecian las tierras y aumentan el costo normal del control de malezas; esto ocurre, por ejemplo, en los lotes muy infestados con arroz rojo (Oryza sp.) o con coquito (Cyperus sp.)
  • Obstruyen los canales de riego.

(Fuentes, 2009)

El manejo integrado de las malezas (MIM) es el uso de diferentes métodos para minimizar su impacto negativo, lograr mejor producción del arroz, disminuir costos y preservar el ambiente. La aplicación de un herbicida por sí sola no es suficiente para lograr disminuir las malezas. 

El MIM combina, en un arrozal, los siguientes elementos:

  • Un cultivar que tenga características tales como competir bien con las malezas, poseer principios alelopáticos y estar bien adaptado a las condiciones ambientales de la localidad en que se siembre.
  • El manejo de la densidad de plantas y de la nutrición (lo que le da ventaja al cultivo sobre las malezas).
  • El manejo de la labranza, del método de siembra (siembra directa con semilla seca o pregerminada, o trasplante) y del agua de riego.
  • Una rotación de cultivos cuidadosamente planeada.
  • El manejo de la sanidad del cultivo (insectos dañinos y enfermedades).
  • Las operaciones de cosecha adecuadas para que no se dispersen las semillas de las malezas.
  • El empleo del control biológico, cuando esté disponible. 
  • El uso eficaz, seguro y sostenible de los herbicidas.
  • Las prácticas de control preventivo de malezas que reduzcan el banco de semillas en el suelo.

(Smith, 1994)

La tecnología del control moderno de malezas (el MIM) incluye prácticas preventivas, agronómicas, mecánicas, biológicas y químicas; de estas últimas, el empleo de herbicidas es, probablemente, el componente más importante del manejo de las malezas. No obstante, si el uso que se da a los herbicidas no es sostenible, habrá consecuencias negativas de diversa índole.

Los herbicidas han sido la herramienta dominante y más popular para el control de las malezas. Sin los herbicidas no hubiera sido posible controlar muchas especies de malezas y no sería siquiera concebible sin ellos la producción de arroz en muchos países de la región (Labrada, 2003).

La selección del herbicida para el manejo de malezas se debe considerar lo siguientes puntos en el MIM:

  • Comportamiento técnico: amplio espectro de malezas, selectivo (daña las malezas, pero no el cultivo) en la mayoría de las circunstancias.
  • Comportamiento en el suelo: no causar problemas ambientales su persistencia debe ser baja, es decir, no causará fitotoxicidad a los cultivos.
  • No dejan residuos en los productos cosechados.
  • Uso fácil un herbicida debe ser fácil de manejar por un agricultor.
  • Regularidad en la acción.
  • Eficiencia: la relación ‘costo/uso’ de un herbicida debe ser baja. 

ADAMA consta con un portafolio de herbicidas sofisticados útiles en el manejo integrado de malezas en el cultivo de arroz. Enfocado en el manejo pre emergente de las malezas el punto de inicio en el buen desarrollo del cultivo, al igual que la aplicación en post emergencia temprana en el control de malezas. 

CLOMIT, se presenta como una alternativa eficaz gracias a su amplio espectro de control en malezas anuales, gramíneas y de hojas anchas. Su versatilidad en aplicación en preemergencia y en post emergencia temprana, lo convierte en una herramienta de alto impacto en la reducción de malezas en el cultivo de arroz a una aplicación de 1.00 l/ha. y en las primeras etapas de desarrollo del cultivo hasta que alcance buena cobertura.

La selectividad de ATALAR, juega un papel importante en el manejo integrado de las malezas gramíneas, ciperáceas y de hojas anchas. Con una excelente doble acción sistémica de contacto y residual gracias a que el herbicida es una mezcla química de dos ingredientes activo que eleva su efecto contundente en la erradicación de malezas a una dosis de 7.00 l/ha.

Entre otras prácticas de manejo integrado, las mezclas de herbicidas de diferentes grupos de acción ayudan a evitar el desarrollo de poblaciones de malezas resistentes a herbicidas, pues se amplía el espectro de acción de estos, se elimina el mayor número posible de malezas en el campo y disminuyen los costos de aplicación en el proceso productivo. El manejo de mezcla de los herbicidas CLOMIT + ATALAR, conjuga los elementos de MIM en la erradicación de malezas en los diferentes sistemas de cultivo de arroz.