ARTICULO

Interferencia de malezas en cultivo de arroz

El arroz es un cultivo cuya actividad requiere de mayor y mejor planificación del agricultor en la toma de decisiones.
ARTICULO

Su interés, debe ser socialmente responsable, ya que se encuentra dentro de un ecosistema que debe mantenerse en equilibrio y sea rentable. Las malezas como parte de este ecosistema, interfieren con la capacidad productiva del cultivo y, a su vez, buscan mejorar su adaptación a las condiciones adversas comunes de ambientes perturbados. La batalla del día a día, consiste en proteger una planta poco eficiente como es el arroz, contra numerosas especies muy eficientes, como la mayoría de las malezas, considerando de forma integral todas las estrategias de manejo. 

Algunas de las principales malezas gramíneas en estados iniciales de desarrollo son muy parecidas al arroz cultivado, lo cual hace difícil diferenciarlas y especialmente el arroz maleza (arroz rojo), es aún más difícil. Sin embargo, el arroz comercial posee ciertas estructuras morfológicas que ayudan a diferenciar de forma temprana de otras especies.

  • El arroz presenta una lígula prominente, y dos aurículas, generalmente de color verde claro o crema, que abrazan el tallo.
  • El arroz rojo también, aunque también presenta lígula y aurículas, algunas pueden tener tonalidades purpuras.
  • Malezas como Liendre de puerco (Echinochloa colona) no presenta lígula ni aurículas.
  • Otras especies de malezas gramíneas (Iscahemum sp, Leptochloa spp), presentan únicamente lígulas de diferentes tamaños, tonalidades y formas como inclinadas, rectas, deltoides, etc.
  • También hay diferencia en otras estructuras, por ejemplo, algunas especies de arroz rojo presentan tallos más delgados, de colores verde claros, purpuras o rojizos, hojas ligeramente más anchas, con nervaduras y bordes más visibles y ásperos, y sus semillas caen fácilmente a medida que maduran.
  • Otras especies como Falsa caminadora (Ischaemum rugosum) puede presentar tallos de color verde claro, rojo o rosado.

La interferencia se refiere al detrimento que una planta causa sobre otra; incluye la competencia, la alelopatía y el parasitismo. La competencia ocurre cuando existe disputa por un factor de crecimiento que se encuentra en cantidades limitadas. La alelopatía es la producción de sustancias tóxicas de una planta que inhiben el crecimiento de otras que están en su proximidad, y el parasitismo se presenta cuando una planta vive en forma directa de los nutrientes obtenidos o producidos por otra.

La competencia provoca pérdidas directas en el rendimiento y, por lo tanto, compromete el éxito económico del agricultor. De ahí que el estudio de los factores que afectan la interacción maleza-cultivo permite predecir la magnitud de dichas pérdidas, lo cual, aunado al conocimiento de la eficiencia de las prácticas de control y sus costos, da como resultado un manejo adecuado de las malezas, que se traduce en el aumento de la rentabilidad. Todo esto circunscrito a las condiciones particulares de cada zona productora.

La interacción maleza-cultivo afecta la capacidad de crecimiento y producción del arroz y está condicionada por factores bióticos, abióticos y de manejo que determinan el grado o nivel de dicho efecto. Los factores bióticos incluyen características de las especies de malezas, los cultivares de arroz, y la influencia de plagas y enfermedades, los factores abióticos comprenden lo referente a clima y suelo; y los factores de manejo se relacionan con las prácticas culturales.